Inflación en Estados Unidos: Qué provoca la subida de precios en los alimentos este 2021

La inflación acelerada se produce cuando las empresas se han visto obligadas a pagar más para asegurar materiales críticos como la madera y el acero en medio de continuas interrupciones en la cadena de suministro global. También es importante mencionar que el gobierno inyectó billones de dólares a la economía en un intento por mitigar el impacto del coronavirus, contribuyendo a la inflación. Derivado de ello los aumentos en los precios han afectado a una variedad de productos, desde artículos caros como los automóviles hasta productos básicos de cocina, como el tocino. Las tarifas aéreas y los precios de los hoteles también aumentaron debido a que los rápidos lanzamientos de vacunas están alentando a los estadounidenses a viajar nuevamente.

Algunos expertos se han expresado al respecto, tal es el caso de William Lee, economista jefe del Milken Institute: “Todo lo que se pueda pensar está subiendo. Para una economía que finalmente comienza a recuperarse de la recesión pandémica, una inflación más alta representa un riesgo potencial importante.” Las empresas han reportado ganancias récord, sin embargo muchas de ellas podrían tener dificultades si continúan enfrentando costos más altos.

Un aspecto que no podemos olvidar es que a la fecha millones de estadounidenses siguen desempleados o pasan por una situación económica complicada, y es probable que se vean afectados de manera desproporcionada por los precios más altos.

Sin embargo uno de los aspectos que más preocupan y se cuestionan los especialistas es ¿Cuánto tiempo durarán estos precios más altos? Finalmente los economistas siempre intentan distinguir entre una explosión de precios y la inflación. El presidente de la Reserva Federal (FED), Jerome Powell, ha argumentado que la economía está experimentando lo primero. El legislador insiste en que el aumento de los precios será de corta duración, o “transitorio”, lo que refleja los problemas de la cadena de suministro y la demanda reprimida de los estadounidenses que ahora están felices de gastar dinero en viajes o actividades al aire libre.

Se sabe que la FED quiere procurar que la inflación sea de alrededor del 2% a largo plazo, de hecho las autoridades se han comprometido a mantener las tasas de interés cercanas a cero por el momento. Sin embargo el riesgo más latente es lo que suceda si los precios continúan subiendo más allá de lo que espera la Reserva Federal. Algunos de los ejemplos más relevantes de lo que está sucediendo en la industria alimentaria: Kellogg’s y General Mills ya han subido los precios de los cereales. También en las últimas semanas, los precios de los productos de Coca-Cola ha incrementado considerablemente.

La realidad es que desde principios del siglo XXI, los precios de los alimentos han aumentado entre un 2,0% y un 3,0% anual en promedio. Los precios de las tiendas de abarrotes han aumentado un 2,0%, mientras que la comida de los restaurantes ha aumentado un 2,8% . Si bien estos sucesos tienen mucho que ver con la situación mundial que se esté viviendo en el momento, existen algunas causas confirmadas que se derivan en precios más altos de los alimentos. Estos factores incluyen la oferta y la demanda, el clima, los brotes de enfermedades, la guerra y los desastres naturales.Además vale la pena mencionar que a largo plazo, existen cinco fuerzas subyacentes que tienden a subir los precios de los alimentos:

–  Altos precios del petróleo. Los alimentos se transportan a grandes distancias y los altos precios del petróleo elevan los costos de envío. Es bien sabido que los precios del petróleo también afectan la agricultura. 

– Cambio climático. El cambio climático crea un clima más extremo. Su causa son las emisiones de gases de efecto invernadero que atrapan el calor y hacen que aumente la temperatura del aire. El aire caliente absorbe más humedad. Llueve menos, el agua de los lagos y ríos se evapora y la tierra se seca. Todos son aspectos que pueden dañar directamente los cultivos, básicos en la producción de alimentos industriales. 

– Mayor consumo de carne. Todo se ha dicho acerca del alto consumo de carne en el mundo, el cual genera que se necesiten más granos para alimentar a los animales. Una mayor demanda de carne significa mayores precios de los cereales. 

Además actualmente los expertos enfatizan en que es necesario sumar un factor: los salarios. Los restaurantes y la hostelería se encuentran entre los sectores que han tenido dificultades para encontrar trabajadores, actualmente con la pandemia más controlada. Los economistas creen que se debe a una variedad de factores que incluyen problemas de salud y los beneficios de desempleo extendidos proporcionados por el gobierno. Lo cual de cierta manera está obligando a algunas empresas a ofrecer salarios o beneficios más altos en un intento por atraer trabajadores, lo que podría contribuir a una mayor inflación.

El Diario NY

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí