“Él vino a emergencia y se murió de una vez”

Nairobi Núñez
Santo Domingo, RD

Con sus ojos llenos de lá­grimas, una mujer que re­husó identificarse, se en­contraba en espera del cadáver de su padrastro, quien según ella murió de manera repentina a cau­sa del Covid-19 la tarde del lunes.

El ataúd era traído por personal de la morgue del hospital Marcelino Vélez Santana.

De manera apresura­da lo montaron en la am­bulancia, para dirigirse al cementerio más cercano y así proceder a darle sepul­tura, ya que, por medidas de precaución, no se pue­de velar en casa.

“Él vino a emergencia ayer y se murió de una vez”, expresó la entristeci­da joven.

Salas de emergencia
Muchas son las personas que diariamente están a la espera de buenas nuevas de sus familiares en cuida­dos intensivos a causa del virus.

Esperando sentadas en sillas que llevan desde sus casas y preparados para la larga espera, estaban ayer alrededor de 25 personas en este hospital ubicado en el sector Herrera del municipio Santo Domingo Oeste.

Mádelin Quezada Núñez, quien estaba a la espera de la alta médica de su abuela de 70 años de edad, confía en su pronta recuperación, tras seis días de hospitalización.

“Aquí nos turnamos y luego vienen otros familia­res por si mi abuela necesita algo”, expresó.

Esta mujer estaba acom­pañada de su tía Michel, quien dijo que mientras ellas están en el centro los demás familiares cuidan de sus hijos hasta la tarde.

Similar es el caso de An­drés, quien tiene a su es­posa ingresada, peor no cuenta con un apoyo que lo releve, ya que sus dos hijos trabajan.

Mientras espera noticias de su pareja, deja de traba­jar en su ventorrillo, dijo el señor de 60 años a reporte­ros de Listín Diario.

Sobreviviente
Cuando se llega al área de Covid del centro médico Marcelino Vélez Santana se puede observar la emoti­va bienvenida con aplausos que personas en las afueras le daban a Digna Ramírez, de 22 años de edad, luego de haber vencido el virus que la mantuvo en cama por seis días.

Ramírez narró que solo ella resultó positiva en su casa y que ahora sus hijos se están quedando con una tía, ya que, su madre le es­tuvo dando seguimiento a ella.

Detalló que se vio muy afectada por el virus debi­do a que padece de presión alta.

“Los síntomas que me dieron fue dolor de cabeza, fiebre y congestión nasal fuerte”, comentó.

listindiario.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí