Cuáles son las razones por las que la inmunidad colectiva será difícil de alcanzar

Cuáles son las razones por las que la inmunidad colectiva será difícil de alcanzar

A medida que aumentan las tasas de vacunación contra COVID-19 en todo el mundo, la gente ha comenzado razonablemente a preguntarse: ¿cuánto más durará esta pandemia? Es un tema rodeado de incertidumbres.

Pero la idea de que suficientes personas eventualmente obtendrán inmunidad al SARS-CoV-2 para bloquear la mayor parte de la transmisión, el llamado umbral de inmunidad colectiva, está comenzando a parecer poco probable.

Por lo general, ese umbral solo se puede lograr con altas tasas de vacunación, y muchos científicos habían pensado que una vez que las personas comenzaran a inocularse en masa, la inmunidad colectiva permitiría que la sociedad volviera a la normalidad. 

La mayoría de las estimaciones habían situado el umbral entre el 60% y el 70% de la población, ya sea mediante vacunaciones o exposición previa al virus. Pero a medida que la pandemia entra en su segundo año, la forma de pensar ha comenzado a cambiar.

En febrero, el científico de datos independiente Youyang Gu cambió el nombre de su popular modelo de pronóstico COVID-19 de “Camino a la inmunidad de rebaño” a “Camino a la normalidad”.

Esta referencia, que parece sutil, sugirió que surge de que aprecia como improbable alcanzar un umbral de inmunidad colectiva debido a factores como la aparición de nuevas variantes y la demora en la llegada de las vacunas para los niños.

Gu es un científico de datos, pero su pensamiento se alinea con el de muchos en la comunidad de epidemiología.

“Nos estamos alejando de la idea de que el umbral de inmunidad colectiva y de que, como consecuencia, luego la pandemia desaparecerá para siempre”, dice la epidemióloga Lauren Ancel Meyers, directora ejecutiva del Consorcio de Modelado COVID-19 de la Universidad de Texas en Austin.

Este cambio refleja las complejidades y desafíos de la pandemia y no debería eclipsar el hecho de que la vacunación está ayudando. “La vacuna significará que el virus comenzará a disiparse por sí solo -sigue Meyers-. Pero a medida que surgen nuevas variantes y la inmunidad a las infecciones se desvanece potencialmente, podemos encontrarnos meses o un año más adelante todavía luchando contra la amenaza y teniendo que lidiar con futuras oleadas”.

Las perspectivas a largo plazo de la pandemia probablemente incluyan que COVID-19 se convierta en una enfermedad endémica, muy parecida a la influenza. Pero a corto plazo, los científicos están contemplando una nueva normalidad que no incluye la inmunidad colectiva.

La clave de la inmunidad colectiva es que, incluso si una persona se infecta, hay muy pocos huéspedes susceptibles alrededor para mantener la transmisión; aquellos que han sido vacunados o que ya han tenido la infección no pueden contraer y propagar el virus.

Las vacunas COVID-19 desarrolladas por Moderna y Pfizer-BioNTech, por ejemplo, son extremadamente efectivas para prevenir enfermedades sintomáticas, pero aún no está claro si protegen a las personas de infectarse o de transmitir el virus a otros. Eso plantea un problema para la inmunidad colectiva.

“Esta solo es relevante si tenemos una vacuna que bloquee la transmisión. Si no lo hacemos, entonces la única forma de obtener inmunidad colectiva en la población es administrar la vacuna a todos “, explica Shweta Bansal, bióloga matemática de la Universidad de Georgetown en Washington DC-.

La efectividad de la vacuna para detener la transmisión debe ser bastante alta para que la inmunidad colectiva sea importante y por el momento, los datos no son concluyentes.

 Los que brindan Moderna y Pfizer parecen bastante alentadores, pero exactamente qué tan bien estas y otras vacunas impiden que las personas transmitan el virus tendrá grandes implicaciones futuras”.

La capacidad de una vacuna para bloquear la transmisión no necesita ser del 100% para marcar la diferencia. “Incluso el 70% de efectividad sería asombroso -explica Samuel Scarpino, científico de redes que estudia enfermedades infecciosas en la Northeastern University en Boston, Massachusetts-.

Pero aún podría haber una cantidad sustancial de propagación del virus que haría mucho más difícil romper las cadenas de transmisión”.

La velocidad y distribución de los lanzamientos de vacunas son importantes por varias razones. Para Matt Ferrari, epidemiólogo del Centro de Dinámica de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Estatal de Pensilvania en University Park, “una campaña global perfectamente coordinada podría haber acabado con el COVID-19, al menos en teoría.

Es algo técnicamente factible, pero en realidad es muy poco probable que lo logremos a escala global”. Existen enormes variaciones en la eficiencia de la implementación de vacunas entre países, e incluso dentro de ellos.

Israel comenzó a vacunar a sus ciudadanos en diciembre pasado, y gracias en parte a un acuerdo con Pfizer – BioNTech para compartir datos a cambio de dosis de vacunas, lidera el mundo en términos de implementación.

“Al principio de la campaña, los trabajadores de la salud estaban vacunando a más del 1% de la población de Israel todos los días- señala Dvir Aran, científico de datos biomédicos del Technion, Instituto de Tecnología de Israel en Haifa-.

A mediados de marzo, alrededor del 50% de la población del país estaba completamente vacunada con las dos dosis necesarias para su protección. Ahora el problema es que los jóvenes no quieren recibir sus dosis”, por lo que las autoridades locales los están atrayendo con beneficios.

Mientras tanto, los vecinos de Israel, Líbano, Siria, Jordania y Egipto aún no han vacunado ni al 1% de sus respectivas poblaciones.

Otro aspecto importante a considerar, dice Bansal, es la estructura geográfica de la inmunidad colectiva. “Ninguna comunidad es una isla, y el panorama de inmunidad que rodea a una comunidad realmente importa”, advierte. La resistencia localizada a la vacuna contra el sarampión, por ejemplo, ha dado lugar a pequeños focos de resurgimiento de la enfermedad.

“El agrupamiento geográfico hará que el camino hacia la inmunidad colectiva sea mucho menos lineal, y esencialmente significa que jugaremos un juego de golpear a un topo con brotes de COVID”, completa.

Un escenario en movimiento

Incluso cuando los planes de implementación de vacunas enfrentan obstáculos de distribución y asignación, están surgiendo nuevas variantes de SARS-CoV-2 que podrían ser más transmisibles y resistentes a las vacunas.

“Estamos en una carrera con las nuevas variantes -sugiere Sara Del Valle, epidemióloga matemática y computacional del Laboratorio Nacional de Los Alamos en Nuevo México-.

Cuanto más tiempo se tarda en detener la transmisión del virus, más tiempo tienen estas variantes para emerger y propagarse”.

Los cálculos de la inmunidad colectiva consideran dos fuentes de inmunidad individual: las vacunas y la infección natural. Las personas que han sido infectadas con SARS-CoV-2 parecen desarrollar cierta inmunidad al virus, pero cuánto tiempo dura eso sigue siendo un interrogante. Dado lo que se sabe sobre otros coronavirus y la evidencia preliminar del SARS-CoV-2, parece que la inmunidad asociada a la infección disminuye con el tiempo, por lo que debe tenerse en cuenta en los cálculos. 

Todavía nos faltan datos concluyentes sobre la disminución de la inmunidad, pero se sabe que no es cero ni 100.

Los modeladores no podrán contar a todos los que han sido infectados al calcular qué tan cerca se ha acercado una población al umbral de inmunidad colectiva. Y tendrán que tener en cuenta el hecho de que las vacunas no son 100% efectivas. Si la inmunidad basada en infecciones dura solo unos meses, eso proporciona una fecha límite ajustada para la entrega de vacunas. También será importante comprender cuánto tiempo dura la inmunidad basada en vacunas y si los refuerzos son necesarios a lo largo del tiempo. Por estas dos razones, COVID-19 podría volverse como una gripe.

“Con las tasas de vacunación actuales, Israel se está acercando al umbral teórico de inmunidad colectiva”, dice Aran. El problema es que, a medida que se vacunen más personas, aumentarán sus interacciones y eso cambia la ecuación de inmunidad colectiva, que depende en parte de cuántas personas están expuestas al virus. “La vacuna no es a prueba de balas -afirma-. Imagínese que una vacuna ofrece un 90% de protección: si antes de la vacuna conocía como máximo a una persona, y ahora con las vacunas conoce a diez, ha vuelto al punto de partida”.

Para Meyers “los aspectos más desafiantes del modelado de COVID-19 son los componentes sociológicos. Lo que sabemos sobre el comportamiento humano hasta ahora no es útil porque vivimos en una época sin precedentes y nos comportamos de una manera sin precedentes”. Meyers y otros están tratando de ajustar sus modelos sobre la marcha para tener en cuenta los cambios en los comportamientos, como el uso de máscaras y el distanciamiento social.

“Las intervenciones no farmacéuticas seguirán desempeñando un papel crucial para mantener bajos los casos”, para Del Valle. Pero será difícil evitar que las personas vuelvan a comportarse antes de una pandemia.

Para comprender los efectos acumulativos del comportamiento y la inmunidad, se debe considerar que esta temporada de gripe ha sido inusualmente leve. “La influenza probablemente no sea menos transmisible que el COVID-19 -dice Scarpino-.

Casi con certeza, la razón por la que la gripe no apareció este año es porque tenemos alrededor del 30% de la población inmune porque se ha infectado en años anteriores, y las personas reciben una vacuna que cubre tal vez otro 30%. Así que probablemente tengamos un 60% más o menos de inmunidad. Agregue el uso de máscaras y el distanciamiento social, y la gripe simplemente no puede sobrevivir”. Este cálculo inicial muestra cómo el comportamiento puede cambiar la ecuación y por qué sería necesario vacunar a más personas para lograr la inmunidad colectiva a medida que las personas dejan de practicar comportamientos como el distanciamiento social.

Poner fin a la transmisión del virus es una forma de volver a la normalidad. “Pero otro podría ser prevenir enfermedades graves y la muerte -afirma dce Stefan Flasche, epidemiólogo de vacunas de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres-. Dado lo que se sabe hasta ahora sobre el COVID-19, será bastante improbable alcanzar la inmunidad colectiva únicamente a través de vacunasEs hora de tener expectativas más realistas.

La vacuna es un desarrollo absolutamente asombroso, pero es poco probable que detenga por completo la propagación, por lo que debemos pensar en cómo podemos vivir con el virus”.

Esto no es tan sombrío como podría parecer. Incluso sin inmunidad colectiva, la capacidad de vacunar a las personas vulnerables parece estar reduciendo las hospitalizaciones y las muertes por COVID-19.

Es posible que la enfermedad no desaparezca pronto, pero es probable que su importancia disminuya.

elcaribe.com.do

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí