Guardar dinero en casa: ¿una alternativa segura?

Por Massiel de Jesús

En el proceso de recuperación económica y ante las imparables alzas de las comisiones bancarias, muchos ciudadanos se preguntan dónde es mejor guardar sus ahorros: ¿en el banco?, ¿debajo del colchón? o ¿en el mercado de valores?

Antes de sopesar una opción, es importante considerar los pros y contras de cada uno, con especial atención a los altos riesgos que supone guardar el dinero en casa, ya sea en el armario, debajo de la cama, una caja fuerte u otro espacio del hogar, pues, aunque es una alternativa legal y muy personal, no es segura.

Entre los riesgos que supone esta decisión figuran robo en el hogar (aunque cuente con mecanismos de seguridad como cámaras de vigilancia, cerraduras digitales o alarmas), desastres naturales, incendios, problemas de humedad, nula rentabilidad, grado de liquidez e inflación.

Aunque se dan los casos de personas que han acumulado altas cantidades de dinero de manera legal, pero informal, y como no tienen forma de justificar su origen, prefieren guardarlos fuera de las entidades de ahorro formal (sector financiero).

Expertos en finanzas personales recomiendan que cuando se trata de sumas importantes de dinero es mejor guardarlo en una entidad financiera, debido a que ofrecen, entre otros beneficios, seguridad y en muchos casos rentabilidad. Contrario al hogar, que, aunque podía asegurar su vivienda contra todo riesgo, difícilmente la aseguradora incluirá sus ahorros en efectivo en la póliza.

Otras implicaciones

Si el dinero en efectivo es en moneda nacional, tiene la desventaja de que perderá valor por la inflación y la devaluación monetaria; si es en dólares, también la inflación limitará su valor a futuro.

En términos simples, la inflación hace que los precios de bienes y servicios aumenten con el paso del tiempo, o sea, el dinero vale menos cada día, y si lo guarda en casa durante muchos años su poder adquisitivo se reduce.

Ejemplo: si usted compara el valor de los bienes de consumo habituales con respecto a los de hace una década será evidente el cambio. Es decir, que el billete de RD$1,000 siempre será de esa denominación, pero no siempre usted podrá comprar lo mismo con él. En República Dominicana, el año pasado, la devaluación monetaria fue de 9.2%, a lo que se suma la inflación de 5.5%, por lo que el poder adquisitivo del peso se redujo en aproximadamente un 15%.

Por tanto, si usted está pensando guardar el dinero de su jubilación en su casa está cometiendo un grave error, ya que por más esfuerzo que haga para controlar sus finanzas personales y ahorrar, estará perdiendo dinero día a día.

De igual manera, el dinero en casa a muchas personas les resulta desfavorable, debido a que fomenta el gasto innecesario, pues el efectivo suele gastarse más.
Perder oportunidades es otra razón negativa. En caso de que desee realizar una compra online necesitará de una tarjeta de débito, ahorro o crédito. Si lo tiene en efectivo no podría hacer la transacción.

¿Cuál es el lugar más seguro?

Los depósitos bancarios continúan siendo los favoritos para un ahorro seguro, ya sea en certificados a plazos cortos, es decir, entre seis meses y un año, con la garantía de cancelarlos en cualquier momento sin penalidad o comisión extra.

Conforme a expertos en materia financiera, con este método usted se puede olvidar de la volatilidad de los mercados, pues ofrecen rentabilidad fija.
Otra opción recurrente son las cuentas remuneradas. Su rentabilidad no es tan elevada como el caso anterior, pero tiene la ventaja de que ante cualquier adversidad puede acceder al total de lo invertido.

Asimismo, están los productos de ahorro a largo plazo con renta fija, que aunque no ofrece oportunidad de ganancia al alza como la renta variable, tampoco implica riesgo de pérdidas cuando la renta baja. Es una excelente alternativa si usted no necesita ese dinero hasta dentro de mucho tiempo. En fin, existen múltiples productos disponibles en el mercado que se ajustan a sus necesidades y le garantizan seguridad a sus ahorros.

En pocas palabras…

1) Guardar dinero en casa no genera ninguna rentabilidad, puede causar pérdidas y se torna arriesgado en materia de seguridad.
2) El riesgo de perder poder adquisitivo aumenta con el tiempo, por la inflación y la devaluación monetaria si es en moneda nacional.
3) La seguridad es mínima, ya que en caso de robo en el hogar la garantía de recuperar ese dinero es casi imposible.
4) Ante un desastre natural o incendio puede perder sus ahorros y las aseguradoras no incluyen dinero en efectivo informal en sus pólizas.
5) Si el motivo para guardar sus ahorros “debajo del colchón” es dejar de pagar comisiones, existen bancos que las exoneran.

eldinero.com.do

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí