El huracán Ida azotó parte de Cuba y se prepara para impactar con su furia sobre Luisiana en el aniversario de Katrina

El huracán Ida pasó este viernes de tormenta tropical a huracán tras impactar en Isla de la Juventud, Cuba, y los pronósticos anticipan que seguirá fortaleciéndose hasta convertirse en un huracán de categoría 3 antes de tocar tierra en la costa de Luisiana, en Estados Unidos, en la noche de este sábado o la madrugada del domingo.

Por lo pronto, el gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, declaró el estado de emergencia, ordenó evacuaciones anticipadas e indicó que Ida podría incluso llegar a categoría 4.

Según el Instituto de Meteorología de Cuba (Insmet), Ida, que comenzó como una tormenta se convirtió en huracán categoría 1 antes de tocar suelo cubano, donde azotó al pueblo pesquero de La Coloma, en Pinar del Río, con vientos sostenidos de 130 km/h.

Las autoridades informaron que 2.461 personas fueron evacuadas antes de la llegada de este fenómeno climático.

El huracán, que castigó este viernes el municipio Isla de la Juventud, en el suroeste de Cuba, se desplazaba hacia el noroeste a cerca de 24 km/h, con vientos máximos sostenidos de 130 km/h y ráfagas más fuertes, indicó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, en inglés), con sede en Miami.

Se espera que llegue a las costas estadounidenses el domingo como un huracán “extremadamente peligroso”, anticipó el organismo.

Después de atravesar Pinar del Río de sur a norte, Ida se moverá por el sureste y el centro del Golfo de México, y se pronostica que toque tierra en el oeste de Luisiana “como un huracán de categoría 4“, señalaron en un tuit meteorólogos estadounidenses.

De acuerdo a lo explicado por el centro de huracanes, Ida puede generar “totales de lluvia” de hasta “20 pulgadas” en el occidente de Cuba y provocar “inundaciones repentinas”.

A medida que la capa superficial de los océanos se calienta debido al cambio climático, los ciclones se vuelven más potentes y arrastran más agua, lo que supone una amenaza cada vez mayor para las comunidades costeras,  explicaron los científicos.

Las mareas ciclónicas, amplificadas por el aumento del nivel del mar, pueden ser especialmente devastadoras y el NHC advirtió que Ida podría provocar “olas grandes y destructivas” en zonas costeras del occidente del país.

Ida llegó en momentos en que Cuba, con 11,2 millones de habitantes, enfrenta un alto índice de contagios de coronavirus, que ha puesto en jaque a sus servicios de salud, orgullo y columna de su sistema social, así como de fallecidos por el virus.

El ministro de Salud, José Ángel Portal, alertó a través de su cuenta en Twitter que el país enfrenta una “doble amenaza”, en referencia a la pandemia y al paso del huracán. “Enfrentar un fenómeno meteorológico de esta naturaleza, en medio del escenario epidemiológico más complejo que vive el país desde el inicio de la pandemia, supone un mayor esfuerzo por parte de nuestro sistema de Salud Pública y de toda la población”, señaló.

En la misma red social, el presidente Miguel Díaz-Canel pidió “disciplina y responsabilidad para no lamentar la pérdida de vidas”.

Cuba reportó en las últimas 24 horas 82 muertos y 7.639 contagios de covid-19, sumando 4.902 muertes y 627.311 casos desde marzo de 2020, cuando se registraron las primeras personas con el virus en el país.

En la noche de este viernes se informó que el huracán Ida ingresó al Golfo de México con vientos de 130km/h y se determinó que prácticamente la fricción con la isla de Cuba no produjo una disminución en su intensidad y se perfila para llegar a Nueva Orleans con vientos pronosticados de 222km/h y ráfagas de 268km/h para convertirse en categoría 4.

Entre la evacuación y el recuerdo de Katrina

En Nueva Orleans, Estados Unidos, aún se mantiene viva la imagen del paso destructivo del huracán Katrina, que causó más víctimas mortales de la temporada de huracanes en el Atlántico de 2005. Por eso ante la amenaza de Ida, el presidente Joe Biden emitió una declaración federal de emergencia y se ordenó la evacuación de algunas zonas de Luisiana y las plataformas petroleras.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, declaró el estado de emergencia e instó este viernes a los ciudadanos a refugiarse antes de que la tormenta toque tierra, algo que se prevé aproximadamente para la madrugada del domingo.

“Para mañana por la noche, los vientos con fuerza de tormenta tropical comenzarán a moverse hacia la costa de Luisiana. Por eso, las próximas 24 horas son muy importantes. Ahora es el momento de terminar sus preparativos. (…) Al caer la noche mañana, deben estar donde pretenden resguardarse la tormenta”, transmitió Bel.

Ida llegará a la ciudad costera en el aniversario del mortífero huracán Katrina, que azotó la región hace 16 años, y tras su paso por Cuba, los expertos pronostican que el ciclón se fortalecerá hasta la categoría 3 o incluso 4, de un máximo de 5 en la escala Saffir-Simpson, nivel con el que está previsto que impacte Nueva Orleans.

“Ida ciertamente tiene el potencial de ser muy malo (…) Se moverá rápidamente, por lo que el viaje a través del Golfo desde Cuba hasta Luisiana solo tomará un día y medio”, aseguró Brian McNoldy, investigador de huracanes en la Universidad de Miami.

A todo esto, la alcaldesa de Nueva Orleans, LaToya Cantrell, ordenó la evacuación de todas las personas que viven fuera del sistema de diques que protege el área de las inundaciones.

“Con un golpe directo, no sé qué va a quedar, si es que queda algo (…) Cualquiera que no esté preocupado tiene algo mal”, señaló el capitán Ross Eichorn, un guía de pesca al suroeste de Nueva Orleans.

Para cuando llegue a la costa central del Golfo el domingo, Ida podría arrojar entre 20 y 40 centímetros de lluvia, e incluso hasta 50 centímetros en áreas aisladas, desde el sureste de Luisiana hasta la costa de Mississippi y Alabama hasta el lunes por la mañana, según las previsiones climáticas.

clarin.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí