Air Europa prevé un segundo rescate público tras perder 427,7 millones en 2020

Air Europa se desangra. La aerolínea de la familia Hidalgo, que fue rescatada el año pasado por el fondo de rescate de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) con dos créditos de 475 millones de euros, registró unas pérdidas récord de 427,7 millones en 2020, frente a los 27 millones de beneficios de 2019. Un resultado catastrófico que deja a la empresa en una situación límite y con una segunda inyección estatal sobrevolando ya la compañía.

Así se refleja en las cuentas depositadas por la empresa en el registro mercantil a las que ha tenido acceso este periódico. El auditor de la compañía, KPMG, explica que la empresa ya ha dispuesto uno de los dos créditos concedidos por la SEPI -valorado en 240 millones- y deja la puerta abierta a que sea necesaria una ayuda adicional para afrontar la crisis del coronavirus. Incluso pone en duda la supervivencia de la empresa.

«Se prevé que, en función de las necesidades de liquidez, la sociedad reciba un importe adicional con las que solventar sus necesidades de liquidez futuras que requerirá la correspondiente solicitud de modificación de la ayuda con sujeción a la normativa aplicable», destaca el informe.

Las cuentas de Air Europa dibujan una situación límite para la compañía por la pandemia del coronavirus. En 2020 facturó 758 millones de euros, un 32,4% menos que en 2019 (2.340 millones), mientras que el volumen de pasajeros cayó un 33%, hasta los 4,3 millones de viajeros. Asimismo, Air Europa presentó un fondo de maniobra negativo por importe de 188,2 millones de euros y las pérdidas en las que incurrió en 2020 han dejado reducido su patrimonio neto a 364,3 millones de euros negativo.

«Los resultados negativos vienen derivados de la pandemia por COVID- 19 que ha hecho que la actividad de la compañía se vea afectada muy considerablemente. Los Administradores consideran que esta situación se revertirá a partir de la fecha de formulación de estas cuentas anuales, fecha en la que la situación sanitaria se vea mejorada por efectos como la vacunación masiva», explica el texto.

Para mantener la compañía a flote, algo que no está ni mucho menos asegurado, la dirección está negociando distintos acuerdos con proveedores «sobre el vencimiento de los pagos» respecto a los compromisos y cuotas de arrendamientos de aviones sobre todo. Además, se llevan a cabo «actuaciones sobre el control de costes, principalmente de personal», como los ERTE a los que ha sometido la empresa a su plantilla.

Tal y como recuerda KPMG, Air Europa recibió en 2020, además del rescate de la SEPI, un préstamo sindicado con garantía ICO sobre el 70% del saldo, de las entidades financieras con las cuales colabora por un importe de 141 millones de euros con vencimiento 2025 y un periodo de carencia hasta mayo 2021.

La compañía fue adquirida el año pasado por Iberia a cambio de 500 millones de euros. Una operación que todavía tiene que pasar el filtro de Bruselas y que, en principio, se completará antes de que finalice el año.

abc.es

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí