Conoce al joven menor de 30 años más rico del mundo

Sam Bankman-Fried. (foto: Forbes México)

Cinco meses antes de cumplir 30 años, Bankman-Fried aparece en el número 32 en Forbes 400 este año, con un patrimonio neto de 22.500 millones de dólares. Con la excepción de Mark Zuckerberg, nadie en la historia se había hecho rico tan joven. ¿La ironía? el joven millonario no es un creyente del mundo criptográfico. Es un mercenario, dedicado a ganar la mayor cantidad de dinero posible para en un futuro poder regalarlo (no ha especificado a quien, o si será a una organización).

Steve Jobs estaba obsesionado con sus productos elegantes, pero según él “simples”. Elon Musk, solo está en el negocio para “salvar a la humanidad”. Sam BankmanFried, cuya filosofía de “ganar para dar”, lo ha llevado a la fiebre del oro gracias al gran auge que está teniendo las famosas ‘criptomonedas’. Primero, como comerciante, luego como creador de un intercambio de criptomonedas, FTX: permite a los comerciantes comprar y vender activos digitales como bitcoin y Ethereum, recaudando en estas operaciones $900 millones en compañías como Coinbase Ventures y SoftBank en julio, con una valoración de $ 18 mil millones.

Cuando se le preguntó si renunciaría a las criptomonedas si pensara que podría ganar más dinero haciendo otra cosa, como vender jugos de naranja, ni siquiera se detuvo para responder: “Lo haría, sí”. En este momento, Bankman-Fried solo ha regalado $25 millones, aproximadamente 0.1% de su fortuna, lo que lo convierte en el miembro menos caritativo del factor 400 de Forbes.

CONOCE SOBRE LA HISTORIA DE SAM BANKMAN-FRIED

Sam BankmanFried es hijo de dos profesores de derecho de la Universidad de Stanford. El joven millonario creció escuchando a sus padres discutir sobre política con académicos de la Costa Oeste. Después de haberse graduado de una pequeña escuela secundaria privada en el Área de la Bahía, confesó algo sorprendente: “Hubiera sido genial si yo fuera más hippie y menos científico”.

Inscrito en el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), pasó más tiempo jugando videojuegos de Starcraft y League of Legends que estudiando. Pensó que podría convertirse en profesor de física, pero básicamente estaba más interesado en la ética y la moral.

“En una granja industrial, un pollo es torturado durante cinco semanas y pasas media hora comiéndolo”, dice BankmanFried, que es vegano. “Eso fue difícil de justificar para mí”, confesó Bankman-Fried.

Leyó la filosofía utilitaria con atención y se sintió particularmente atraído por el altruismo efectivo, un giro filantrópico al estilo de Silicon Valley defendido por el filósofo de Princeton Peter Singer y favorecido por personas como el cofundador de Facebook, Dustin Moskovitz. La idea básica: utilice la evidencia y la razón para hacerlo lo mejor posible.

Después de graduarse del MIT en el año 2014, aceptó un trabajo financiero bien remunerado. Intercambió ETF para la empresa cuantitativa Jane Street Capital y donó parte de su salario de seis cifras a causas filantrópicas.

Prestó poca atención a los inicios de las criptomonedas, pero hacia fines de 2017, cuando Bitcoin atravesó su primera carrera alcista convencional y aumentó de $2,500 a casi $20,000 por moneda en solo seis meses, vio una oportunidad. Descubrió que el mercado emergente era ineficiente: podía comprar Bitcoin en los EE. UU. Y venderlo en Japón por hasta un 30% más.

A finales de 2017, dejó su trabajo y fundó Alameda Research, una empresa comercial cuantitativa. Se instaló en un Airbnb en Berkeley, California, con un puñado de recién graduados universitarios y comenzó a trabajar en el arbitraje.

Por momentos, todo su personal tuvo que dejar de trabajar para asaltar sitios web de forex porque no podían convertir el yen japonés en dólares lo suficientemente rápido. En su punto máximo, en enero de 2018, se movieron bitcoins por valor de hasta $25 millones todos los días.

EL COMIENZO DE FTX

En 2019, tomó una parte de las ganancias de Alameda y $ 8 millones recaudados de algunas firmas de capital de riesgo más pequeñas y fundó FTX. Rápidamente vendió parte de él por alrededor de $70 millones a Binance, el intercambio de cifrado más grande del mundo por volumen.

Desde un inicio, las operaciones de la empresa no eran tan rápidas como seguramente el joven esperaba. Una docena de empleados trabajaban desde escritorios de pie en WeWork en Hong Kong tratando de atraer comerciantes a su nuevo intercambio. Pronto encontró un nicho que atrae a inversores más exigentes que buscan derivados como opciones de Bitcoin o futuros de Ethereum. Muchos comerciantes de derivados tienen poca o ninguna creencia ideológica sobre las criptomonedas. Al igual que Bankman-Fried, solo quieren ganar dinero.

Como resultado, normalmente realizan muchos más negocios y montos mayores que el inversor minorista promedio. Esto da como resultado tarifas más altas para FTX, que es una reducción del 0,005% al 0,07% por transacción. FTX es también uno de los pocos intercambios que ofrece versiones ‘tokenizadas’ de acciones tradicionales, como ofrecer un token criptográfico que representa parte de Apple. Dado que la empresa casi no tiene costos generales, sus márgenes de ganancia son altos, alrededor del 50%.

Con un valor de 22.500 millones de dólares, Sam Bankman-Fried es el recién llegado más rico que se hizo a sí mismo en la historia de Forbes 400. Y a los 29 años, es uno de los más jóvenes. Así es como se compara con la competencia.

INFOBAE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí