“La Sirenita” brilla gracias a Halle Bailey y una cálida ola de nostalgia

(CNN) — Como la película que inició el renacimiento de la animación de Disney en 1989, “La Sirenita” de acción real viene con grandes aletas que llenar. Gracias en gran medida a su protagonista, Halle Bailey, el fastuoso musical aguanta bien el peso de esas expectativas, preservando la esencia del original al tiempo que actualiza aspectos desnutridos del mismo y se sube a una cálida ola de nostalgia difícil de resistir.

Puede que los niños mayores se sientan hastiados ante la perspectiva de volver a sumergirse en el mar, pero los padres y los más pequeños deberían encontrar muchas cosas que les gusten en el último ejercicio del estudio de no dejar ninguna propiedad intelectual sin explotar. Aunque las adaptaciones de acción real han sido muy variadas, “La Sirenita” es más parecida a “Beauty and the Beast” que, por ejemplo, “Dumbo” o el reciente fracaso de Disney+, “Pinocchio”.

la sirenita

Halle Bailey en “La Sirenita” de Disney. (Crédito: Walt Disney Studios/YouTube)

A primera vista, los espectadores se preguntarán por qué esta nueva versión añade unos 50 minutos a la duración del éxito animado, probablemente recordando más sus coloridas canciones que su historia de amor a primera vista.

Al trabajar con el guionista David Magee y el productor y estrella de Broadway Lin-Manuel Miranda (que contribuyó con nuevas letras para aumentar los clásicos de Howard Ashman y Alan Menken), el director Rob Marshall (cuyas credenciales musicales incluyen “Chicago” e “Into the Woods”) responde a esa pregunta dando más cuerpo no sólo a la Ariel de Bailey, sino también al objeto de su afecto, el príncipe Eric (Jonah Hauer-King), que recibe una nueva balada y más historia de fondo.

Cuando se anunció la película, era difícil comprender la reacción desquiciada de los cuadrantes más oscuros de las redes sociales y el racismo de los trolls en respuesta al casting de Bailey. Verla interpretar el papel con los ojos muy abiertos y cantar a pleno pulmón canciones como “Part of Your World” pone de manifiesto que los productores hicieron una sabia elección, que se extiende a Melissa McCarthy como la malvada Úrsula, que aprovecha el anhelo de Ariel en su sed de poder, y a Javier Bardem, que de alguna manera se las arregla para lucir corona y tridente como el rey Tritón.

Marshall bombardea al público con imágenes similares a las de “Aquaman” desde el principio, transmitiendo la grandeza del reino submarino y la inquietud de Ariel. Cuando por fin canta, la familiaridad de la emblemática canción “Part of Your World” hace que la experiencia sea casi interactiva, al provocar aplausos espontáneos como si se tratara de un musical de verdad.

Hay algunos retoques en la lista de canciones, incluyendo un número de rap para el despistado pájaro Scuttle (Awkwafina) y trae “Kiss the Girl” al siglo XXI al prescindir de la melodía culinaria sobre cocinar al pobre Sebastian (Daveed Diggs), cuyo papel por lo demás no se ve mermado. (La preocupación previa por el aspecto de las criaturas marinas resulta ser mucho ruido y pocas nueces, aunque es inevitable criticar este tipo de esfuerzos).

Sin embargo, el corazón de “La Sirenita” permanece intacto. Por el lado positivo, Ariel y Eric pasan más tiempo juntos una vez que ella está en tierra, lo que hace que el romance sea más orgánico. En el lado negativo, el enfrentamiento culminante con Úrsula resulta decepcionante, pero también era uno de los elementos más débiles de la original.

Una empresa como “La Sirenita” conlleva obviamente varias preocupaciones periféricas para Disney, desde el merchandising hasta sus parques temáticos. La película se las arregla para tratar el material con una reverencia sincera, pero sin dejarse encadenar por él.

Desde ese punto de vista, “La Sirenita” es a la vez hábil y satisfactoria, y supera el reto principal de permitir que padres e hijos creen recuerdos en torno a la película. Al dejar a un lado sus otras bazas, la contribución de Bailey, fuera de este mundo, por sí sola ofrece el tipo de entretenimiento que justifica salir del sol veraniego, y en términos de disfrutarse más allá de eso, podría incluso tener piernas.

“La Sirenita” se estrena el 26 de mayo en los cines estadounidenses. Está clasificada PG.