Cuando mamá se cuida, la familia se cuida

Las madres también deben cuidar su salud mental. El amor de los hijos y las relaciones basadas en el respeto le ayudan a ser más felices.

Ellas son las que están pendientes de todo y de todos, en alma y cuerpo. Una carrera constante con el tiempo, los compromisos, el estar pendiente de a quienes cuida y están bajo su responsabilidad. Parecen seres fuera de este planeta. ¿Cómo pueden con tanto?

Su compromiso y amor, muchas veces, las hace alejarse del compromiso que tienen hacia ellas mismas, y no solo hablamos de esas competencias académicas y profesionales, nos referimos a ese cuidado interno que toda persona necesita. Por eso es tan importante que las madres sepan tomar una pausa y un momento para cuidar de sí mismas.

Salud mental
Madres, es imperativo que cuiden de su salud mental, de aprender y saber delegar funciones, a ponerse en primer lugar en el momento apropiado; reconocer que no siempre tendrás que estar disponible, y poner límites. Tú eres prioridad.

Empieza ahora a sacar ese tiempo para ti, y que no tengas que esperar un momento especial, para poder regalarte esos mimos, ese descanso. No es opcional.

Comprométete contigo misma y empieza, aunque sea, una vez por semana o una hora en el día, a hacer algo que te guste y disfrutes, y que no necesariamente tengas que compartir con alguien más.

Sus necesidades
La salud mental no es juego, cada individuo necesita buscar maneras efectivas, para poder descargarse del ajetreado día y sus situaciones. Tú decides la forma adecuada para ti y tu tiempo para comenzar a hacerlo.

No es tarea fácil, lo sabemos, pero así como asumes el cuidado de otros, debes empezar por ti.
Te invitamos a ese tiempo de introspección: de metas y resoluciones para alcanzar tu bienestar.

Aprende a soltar.
Comienza por hacer un pequeño listado, de aquello que antes hacías o te gustaría hacer para poder disfrutar y cuidar de ti, y empieza a gestionarlo para que sea un hecho.

La mejor manera de cuidar a otros es cuidando de uno mismo.
Y por sobre todo: si no puedes sola, está bien, todos necesitamos de ayuda, de compañía, de alguien que nos escuche y le importe lo que decimos y comprenda por todo lo que estamos atravesando.

Si estás pasando por una situación que te está sobrepasando, no esperes una crisis mayor, busca ayuda de profesionales.

La autora tiene un Magíster en Terapeuta Sexual y de Pareja y terapeuta familiar .

Reglas básicas

—1— Atención
Las madres deben aprender a no llegar a los límites y a los “ya no puedo más”, pues su bienestar debe ser atendido ahora.
—2— Expresarse
Las mamás deben expresar asertivamente, a la familia, que necesitan un descanso o un tiempo para ellas.

Por Andrea Belén

EL  DIA